fbpx

Si estás leyendo este artículo, es muy probable que estés considerando la posibilidad de acudir a una ortodoncia. Aunque será nuestro ortodoncista en Chamberí en última instancia quien tras realizar un estudio de ortodoncia te recomiende un tratamiento u otro, quizás quieras saber un poco más sobre el tratamiento de ortodoncia convencional con brackets.

En nuestra clínica dental en Madrid hemos elaborado esta pequeña guía con las cinco preguntas que más se repiten entre nuestros pacientes a la hora de afrontar uno de estos tratamientos:

¿Duelen los brackets?

Para nada, es un sistema totalmente respetuoso con tu boca. Como mucho puedes tener alguna molestia o aparición de llagas en las primeras semanas del tratamiento, algo normal debido a que tu boca aún se está acostumbrando a la aparatología pero que tardará poco en desaparecer.

Además, gracias a la cera dental podrás mitigar esta sensación protegiendo las zonas de tus brackets que te incomodan para que no rocen directamente con tu cavidad oral.

¿Dificultan el habla?

Al igual que en el punto anterior, puede que los primeros días tengas alguna dificultad en vocalizar. Pero de ahí en adelante hablarás con total normalidad.

¿Cuánto dura el tratamiento?

Esta es una pregunta muy relativa, puesto que depende muchísimo del caso de cada persona y el tipo de maloclusión que presente. Existen tratamientos que no llegan ni al año y otros que se pueden alargar un par de años o tres. Lo importante, además, será respetar el periodo de retención que te asigne tu ortodoncista una vez finalizado el tratamiento.

¿Qué cuidados especiales requieren?

Como es lógico, la colocación de una ortodoncia convencional dificulta un poco la higiene oral hasta que te acabas acostumbrando. Cobran vital importancia el uso de accesorios como el hilo dental, los cepillos interdentales o el irrigador bucal para evitar que se queden restos entre la aparatología de los brackets y los dientes o en los espacios interdentales.

¿Se pude comer de todo con los brackets?

No hay que variar mucho la dieta. Tan solo tienes que evitar en la medida de lo posible alimentos pegajosos como los chicles o los caramelos y partir los alimentos duros en trocitos pequeños para que la aparatología no sea vea forzada al masticarlos. Por lo demás, mientras tengas la higiene oral adecuada y cuidado con tu nutrición, este tipo de ortodoncia no supone ninguna limitación a la hora de comer.

Si quieres información más profunda sobre este tratamiento, pide cita y acude a los profesionales de nuestra clínica dental en Chamberí. Somos experto en ortodoncia.

Leave a Reply