fbpx

Esta es probablemente la pregunta más frecuente entre los pacientes que comienzan su tratamiento de ortodoncia convencional en nuestra clínica dental en Chamberí. Para que no haya dudas al respecto, hemos decidido escribir este artículo con el fin de dejar muy claro cómo debe ser el cepillado de dientes con brackets.

¿Cuándo debo cepillarme los dientes si tengo brackets?

La primera duda es la más básica de todas, y es si debemos aumentar o no nuestra frecuencia de cepillado dental. La realidad es que no habría que modificar nuestras costumbres si respetamos los 3 cepillados diarios (es decir, uno tras cada comida). Sin embargo, y aunque nunca es recomendable, es verdad que ante la presencia de este tipo de ortodoncia deberíamos tener más cuidado con el picoteo. Esto se debe a que los restos de alimentos pueden quedarse durante varias horas atrapados entre los brackets y los dientes, fomentando así la aparición de placa bacteriana.

¿Durante cuánto tiempo debo hacerlo?

Tras esperar entre 20 minutos y media hora después de cada comida para que la saliva cumpla su función en nuestra boca y el uso de la pasta dental no sea contraproducente, tocará cepillarse los dientes. Cuando se está inmerso en un tratamiento de ortodoncia convencional con brackets, el cepillado dental suele irse más allá de los 2-3 minutos habituales, ya que se incorporan a la rutina utensilios como los cepillos interdentales, el hilo dental o el irrigador bucal. Por tanto, nos encontramos con un cepillado de dientes que se moverá entre los 5 y los 10 minutos.

¿Cómo se realiza el cepillado dental con una ortodoncia de brackets?

Antes de coger el cepillo, lo primero que tenemos que hacer es enjuagarnos bien la boca con agua para retirar la mayor cantidad de restos de alimentos posibles sin necesidad de que intervengan los utensilios de limpieza oral. Así facilitaremos el proceso.

Una vez lo hemos hecho, con un tipo de cepillo y dentífrico siempre aconsejados previamente por nuestro ortodoncista, empezaremos el cepillado en sí.

¿Cómo lo haremos? Colocando el cepillo en posición inclinada, en diagonal, para evitar un desgaste mayor de los brackets. Mediante movimientos circulares, iremos limpiando la zona y con especial cuidado la parte del diente más próxima a la encía.

Sin embargo, como hemos comentado es habitual que queden restos atrapados entre dientes o brackets y en los espacios interdentales. Es entonces donde intervienen los elementos accesorios al cepillo dental.

Utilizaremos el cepillo interdental de manera vertical bajo cada alambre con suavidad, eliminando los restos que pudieran quedar aislados en esa zona. Después, lo podemos completar con el uso de hilo dental especializado en ortodoncia para hacer lo mismo en los espacios entre nuestros dientes.

En algunos casos, y siempre bajo recomendación del dentista, será necesario también el uso del irrigador bucal. Este instrumento usa agua a presión para eliminar restos de alimentos y placa bacteriana.

Una vez nos hemos cepillado los dientes, aún faltará un último paso para asegurarnos una higiene oral completa: el uso de un colutorio. Nuestro dentista en Chamberí te recomendará el que mejor pueda venirle a tu boca. Recuerda que los colutorios deben usarse tan solo una vez al día, preferiblemente tras el cepillado nocturno.

Una vez realizado todo esto, solo quedará enjuagarse de nuevo la boca y ya habrás completado una higiene oral completa, detallada y respetuosa con la presencia de brackets en tu dentición.

¿Crees que puede necesitar ortodoncia o tienes dudas con la tuya? Pide cita y acude a los profesionales de nuestra clínica dental en Chamberí.

Leave a Reply