fbpx

Se tiende a pensar que la única solución para corregir la presencia de dientes torcidos en nuestra sonrisa es la ortodoncia, aunque realmente depende de la gravedad del caso y en nuestra clínica dental en Chamberí tenemos otro tratamiento de estética dental para solucionar los casos más leves.

Estamos hablando del uso de carillas dentales, unas finas láminas muy resistentes de entre 0,3 y 1 milímetros de grosor que se colocan sobre la pieza dental natural, de manera que modifican el aspecto visual de nuestra sonrisa.

En el caso de malposiciones leves, como algunos ejemplos de piezas dentales torcidas, no será realmente necesario un tratamiento de ortodoncia y nos podrá valer con esta solución, aunque solo tenga una funcionalidad estética.

Será en los casos de apiñamiento dental más graves cuando sí sea necesario y totalmente recomendable que nuestro dentista en Chamberí acuda a la ortodoncia.

Sin embargo, si lo que se quiere es buscar una sonrisa armónica y compensada en toda nuestra dentición natural lo idóneo es hacerlo siempre con ortodoncia, puesto que es el tratamiento que corrige realmente la posición de las piezas dentales.

Las carillas son una buena solución estética que no complica la funcionalidad, pero aunque suelen ser resistentes y duran bastante tiempo no ofrecen una solución definitiva como sí lo hace cualquier modalidad de tratamiento de ortodoncia, tanto la convencional como la invisible.

Si tu caso es muy leve, quizás no tengas por qué recurrir a ninguno de los dos sistemas, siempre y cuando estos dientes torcidos no te causen ningún tipo de complejo.

Pero si lo hacen, no dudes en pedir cita y acudir a los profesionales de nuestra clínica dental en Chamberí. Queremos que estés siempre cómod@ con tu sonrisa.

Leave a Reply