fbpx

En nuestra clínica dental en Chamberí atendemos toda clase de tratamientos dentales, y somos muy conscientes de que la gran mayoría de ellos se podrían haber evitado con una buena higiene oral.

Una rutina de cepillado ideal no se limita solo a tener una buena técnica a la hora de utilizar el cepillo (que no es poco), si no que conlleva el uso adecuado de todos los accesorios disponibles para fortalecer y completar la higiene oral:

  • Cepillo de dientes

Ya sea un cepillo de dientes tradicional o un cepillo eléctrico, es el elemento principal e indispensable en el cepillado de dientes. No tiene sustituto alguno, aunque podamos usar en momentos muy puntuales y concretos chicles sin azúcar si nos es imposible acudir al cepillo. Pero lo imperativo es tenerlo a mano al acabar cada comida.

  • Pasta de dientes

Lo principal de la pasta de diente es que contenga flúor, un elemento que ayuda en la remineralización del esmalte dental. Sin embargo, hay que tener cuidado porque cada dentición es un mundo y algunos necesitaremos de pastas dentales específicas. Puede ser el caso, por ejemplo, de las personas con enfermedad periodontal. Será nuestro dentista en Chamberí quien pueda recomendarte qué tipo de pasta dental es la mejor para tus encías.

  • Hilo dental

Ideal para llegar a esos huecos a los que el cepillo se resiste, el hilo dental completa el cepillado eliminando parte de la placa bacteriana y restos de alimentos que quedan entre los dientes. Aconsejamos usarlo una vez al día, justo antes del cepillado nocturno.

  • Cepillo interdental

Estos cepillos en miniatura cumplen una función similar a la del hilo dental, solo que están diseñados para espacios interdentales más amplios. Son, por ejemplo, muy recomendables para la ya nombrada enfermedad periodontal y también para casos de ortodoncia convencional.

  • Colutorio

Los enjuagues bucales son otro complemento perfecto para nuestra higiene oral, en concreto para proteger el estado de nuestras encías. Al igual que con la pasta dental, será nuestro dentista quien nos aconseje cuál puede ser el más idóneo para nuestro caso.

  • Raspador lingual

La lengua, esa gran desconocida, es la parte del cuerpo que acumula más bacterias. Esta sola información ya debería hacer que comenzáramos a prestarle más atención de lo que seguro hacemos. Para ello podemos utilizar un raspador lingual, que está específicamente diseñado para esta función, o la parte del cepillo dental que tiene este cometido (generalmente ubicada al dorso de las cerdas).

  • Irrigador bucal

Quizás el más desconocido de todos, este aparato impulsa chorros de agua a presión que son también útiles para eliminar restos de comida que quedan entre los dientes. Es muy eficaz en los casos de ortodoncia convencional para retirar los restos que quedan atrapados entre la aparatología.

Completar el cepillado con todos estos utensilios, en mayor o menos medida, ayudará a que nuestra higiene oral sea lo más completa posible. No podemos garantizas que te ahorre absolutamente todos los problemas que pueden aparecer en tu boca, pero sí es una rutina adecuada para reducir considerablemente tus visitas a nuestra clínica dental en Chamberí.

Si aún así necesitas de nuestros servicios, no dudes en pedir cita y pasar por nuestro sillón dental, donde te ayudaremos en todo lo que podamos. ¡Recuerda que lo recomendable es una revisión dental cada 8 meses!

Leave a Reply