fbpx

Todos hemos tenido alguna caries en nuestra vida. La mayoría de nosotros tenemos incluso más de un empaste. No en vano, tras el resfriado común, la caries es la enfermedad más común entre la población. En nuestra clínica dental en Chamberí no hay un solo día en el que no tratemos una.

Pero, ¿qué sabemos sobre ellas? ¿Conocemos por qué se forman? ¿Cómo se inician? ¿Por qué son tan peligrosas para tus dientes? Hoy nos hemos propuesto dar respuestas a estas preguntas.

¿Qué es una caries?

La caries es una enfermedad infecciosa que se produce por la destrucción del esmalte y la dentina de nuestra pieza dental a raíz de la acción de la placa bacteriana.

¿Qué puede provocar esta situación?

Son varios los motivos que nos pueden llevar a sufrir una infección cariosa:

  • Mala higiene oral: El principal motivo de la aparición de caries es una rutina o técnica de cepillado deficiente. No cepillarse los dientes tras cada comida o hacerlo de aquella manera es una invitación a las bacterias a pasearse por nuestros dientes y erosionarlos con su componente ácido.
  • Dieta con abundante azúcar o alimentos ácidos: Este tipo de alimentos son los más peligrosos para nuestra salud bucodental. Esto se debe a que producen grandes cantidades de ácido que erosionan fácilmente nuestro esmalte. Además, suelen comerse fuera de las comidas por los que el cepillado dental tras ingerirlos no suele ser común. Por todo ello es importante evitarlos en la medida de lo posible o tomarlos con moderación y como postre de alguna de las tres comidas del día para cepillarse los dientes después.
  • Sequedad bucal: La saliva es una de nuestras mayores aliadas para limpiar la boca, eliminando mucha parte de las bacterias que producen la acidez que acaba derivando en caries. Por eso, cuando tenemos problemas de producción de saliva, es recomendable beber mucha agua para ayudar a la salivación y a este barrido de bacterias.
  • Falta de flúor: Es un elemento vital para la remineralización de nuestro esmalte dental. Un déficit de este elemento (bien por usar pastas dentales incorrectas o por la alimentación) puede exponer aún más a nuestros dientes.
  • Ausencia de revisiones dentales: muchas veces nos miramos al espejo, no vemos nada extraño en nuestra dentición y creemos que nuestra boca está totalmente sana. Es una excusa que usa una parte de la población para no acudir al dentista cada seis meses. Y es un tremendo error. Porque muchas enfermedades bucodentales con serias consecuencias para nuestra salud oral dan indicios tempraneros que solo puede percibir un experto en Odontología, como nuestro dentista en Chamberí.

¿Por qué son tan peligrosas?

Cuando la infección llega a la pulpa dental, esta se inflama provocando una pulpitis. Si no se interviene a tiempo, la infección puede acabar destruyendo por completo la pieza dental, al punto de no poder salvarla y además poner en peligro los dientes que se encuentran alrededor y el estado de las encías y huesos.

¿Cómo podemos tratarlas?

Existen dos tratamientos para combatir la infección cariosa:

  • El empaste dental es la solución perfecta cuando se detecta la enfermedad a tiempo, reparando el daño causado en la corona y reconstruyendo el diente.
  • La endodoncia es un tratamiento que se realiza cuando la caries está avanzada y afecta a la raíz de la pieza dental. Es el último recurso para salvar el diente, limpiando la infección de la pulpa, rellenándola con material biocompatible y reconstruyendo el diente.

Si quieres asegurarte de que actualmente en tu boca no existe ninguna caries, pide cita y acude a los profesionales de nuestra clínica dental en Chamberí.

Leave a Reply